Our Wild African Road Trip

Our Wild African Road Trip

Words by Denis Vejas

 


A number of stars had to come into alignment in order for this road trip to happen.

The new group of volunteers have arrived from Spain, and we had to organize their journey to the north of the country, to the community of Larabanga, where educational project had been installed and we had to keep it running. We could easily do everything in civil way, but we decided to combine what had to be done with what the pirates’ souls desire, and here came the second star to light upon the adventure.

His name is Ebeneza, but we call him Vanessa. He used to be our driver, but as the time passed he became close friend of us, and whenever we hear that someone need to be taken somewhere, we are trying to get him work.

-post364

If you imagine ‘driver’ as a humble person in a nice car, then it’s not it. Vanessa is the one who is constantly singing, dancing and driving in pure african style. He drives trotro – probably the most common Ghanian public transport. It’s a minivan, that is the slowest way of transportation possible. It stops for every living being and usually is filled with people till the top. That was our side mission – after we get the group to Larabanga, we intended to collect passengers for the way back south, so Vanessa could get more money on top. Well, the things went not exactly this way.

From the very beginning of the trip it was clear that ancestors are with us. Vanessa was late for seven hours, and as soon as we all got settled and started to enjoy – the trotro run out of gas.

It didn’t ruin any fun, and as soon as the first issue had been fixed we continue full power on, with cumbia playing loud and Iris dropping her freestyle rhymes on top of it.

-post31

-post34

-post33

-post32

-post36

-post35

The night was still young, Vanessa was speeding through humid african darkness, and suddenly… BOOM. The corn truck crushed into us without even stopping. Silence filled the car as a blast of unknown matter poured through open windows. Everybody was touching their faces thinking it’s broken glass.

— Shower of blessings, — the car’s plates said.

— It’s a bloody corn, — said Daniela and she was right (after all she is Mexican and corn is in her blood). 

Nobody was hurt, only the car’s left wing was completely destroyed so the road trip continued.

The next morning I woke up on the floor of the van from the smell of burning suspension. That was it! Twenty minutes before Larabanga we lost the suspension. No idea how, (I am pretty sure that african magic was involved) but Vanessa with a help of  locals, that were randomly passing by,  fixed everything in the middle of nowhere, while we were making a bon fire to cook coffee and as soon as everything was fixed we continued to our destination.

-post39

-post37

-post312

-post310

-post311

-post315

-coronation72

-post316

-post38

-post314

Larabanga

 


Larabanga is a muslim town in the Northern Region of Ghana. If Ghanian south is christian over the top, the north is predominantly muslim and the vibe is very different here. We were met by Sawella, a beautiful Ghanian woman, who became like a mom for volunteers of the north, and on our part, we were able to reorganize the budget in the way that she was well rewarded for her dedication to the project and was able to buy a fridge that she was dreaming of.

At this point I would love to tell how we are moving things here.

From the positions we have here in Ghana, we have lots of connections and a bit of influence, so what we are trying to do is to connect people to provide direct help for communities and individuals listening to peoples’ needs rather then bringing what we think is necessary. We work on long-term projects and slowly I will be describing them here, but above all this, person-to-person help is what we try to do everyday. 

-post317  -post326

-post325

-post323

-post322

-post321

-post320

-post319

-post318

-post351  -post363  -post362  -post361  -post360   -post359  -post358  -post357  -post356  -post355  -post354   -post353  -post352 -post328 -post327 -post329 -post347 -post346

-post350  -post349

After relaxing day in Larabanga and a morning of watching elephants in Mole National Park we moved on. We had to take trotro to Tamale, the northern capital of Ghana, where we were supposed to fix it. It took three days for all work to be done, and Vanessa got his car back better then before. To tell the truth, Vanessa’s mind was blown away by the road trip. Especially when he saw his first elephant. At the moment the elephant appeared, Vanessa got almost paralyzed and super scared not willing to get out of the trotro. But after time have passed it appeared to be the most magical moment for him that he was talking about for the next couple days non stop.  

-post331  -post330

Tamale

 


Tamale is a charming middle size town and the pirates had a blast there. Clubbing, bar hoping and wandering sandy town roads at night we were meeting new friends everywhere. This was the forth day of the road trip when I noticed that my body is moving all the time. There was music everywhere we went and even though everybody was tired after intense journey, the beats were taken over our bodies and it was clear that we were not destined to rest.

-post332  -post339  -post338  -post337   -post336  -post335  -post334  -post333

On the way back, all exhausted but satisfied, we tried to get passengers to fill empty spaces, screaming Accra ACCRACCRACCRACCRACCRA… from the trotro’s window, but it was night, and all we collected was money for breakfast.

The road trip was the breaking point that have brought us very close together. We work very hard everyday, but when it’s time to play, we play even harder. On a personal level, we all got very connected and felt blessed by each other’s presence. It was a beautiful sensation to discover that we all are burning the same fire inside and there was a feeling that together we can move mountains. Maybe it’s a beautiful utopia we live, but we dream big, and it seems that slowly the dreams are coming true.

Now when the time have passed we are realizing how much challenges we have to overcome in order to put our project into work, but the things are moving forward and the fire doesn’t go out. Africa is a very special place that attract people caring flames inside, and so far, Ghana was incredibly friendly for us; opening it’s roots, feeding our fires every day, and creating beautiful yin yang where white turns black and black turnes white over and over again.

-post340  -post345  -post344  -post343  -post342  -post341

Nuestro Viaje Salvaje el Norte


Los astros tuvieron que alinearse para que este viaje pudiera suceder.

El nuevo grupo de voluntarios llegaban desde España y había que organizar su viaje al norte del país, a la comunidad de Larabanga, donde queríamos asentar el nuevo programa del proyecto educativo que ya había comenzado y a donde se dirigían ellos a trabajar por unas semanas.

Podríamos fácilmente hacer todo manera civilizada, pero decidimos combinar lo que teníamos que hacer con lo que las almas de los piratas deseaban, y aquí llegó la segunda estrella que alumbró nuestra aventura.

Su nombre es Ebenezer. Solía ser nuestro conductor, pero según pasaba el tiempo se convirtió en nuestro gran amigo, así que cada vez que oímos que alguien quiere viajar a algún lugar, intentamos hacerle llegar trabajo. Si imagináis “un conductor” como una persona humilde en un buen coche, entonces no estamos hablando del mismo.

Ebenezer es la persona que está constantemente cantando, bailando y conduciendo como un loco. Conduce un trotro –probablemente el transporte público más común en Ghana. Es una furgoneta, y puede ser de los transportes más lentos posibles. Va parando a recoger cada ser vivo, y por lo general, va lleno de gente, hasta el tope. Esa era una parte de nuestra misión – después de dejar al grupo de Larabanga, queríamos haber recolectado pasajeros por el camino de vuelta al sur, así Ebenezer hubiese podido conseguir algo más de dinero. Pero las cosas no fueron exactamente de esa manera.

Desde el comienzo del viaje era evidente que los ancestros estaban con nosotros. Ebenezer empezó llegando 7 horas tarde a recogernos, y tan pronto como nos sentamos en el trotro y nos relajábamos para el viaje –  nos quedamos sin gasolina.

Esto no iba a arruinar cualquier diversión, en cuanto arreglamos el problema, continuamos con todo nuestro poder, pinchando cumbia a todo volumen y con Iris dejando caer sus rimas improvisadas.

La noche aún era joven, Ebenezer conducía al estilo africano, y de repente…BOOM. Un camión de maíz nos abatió sin siquiera detenerse. El silencio se apoderó del trotro, al igual que una explosión de algo desconocido que entró por las ventanas abiertas. Todo el mundo se tocaba la cara pensando que eran cristales rotos.

– Lluvia de bendiciones – se leía en las placas traseras del trotro

– Madre mía es maíz!! – dijo Daniela y ella tenía razón (después de todo, ella es mexicana y lleva el maíz en su sangre)

Nadie fue herido, sólo toda la parte izquierda del trotro fue dañada, pero el viaje continuó.

A la mañana siguiente me desperté en el suelo del trotro con el olor de la suspensión quemada. Así fue! Veinte minutos antes de llegar a Larabanga perdimos la suspensión. Estoy completamente seguro de que algo de magia africana estaba involucrada en esto. Ni idea de cómo, pero Ebenezer, con la ayuda de algunos lugareños que aparecieron por azar, se pusieron a arreglar todo en medio de la nada, mientras nosotros preparábamos una hoguera para hacer algo de café. Cuando todo fue arreglado… finalmente pudimos llegar a nuestro destino.

Larabanga

 

Larabanga es un pueblo musulmán de la región norte de Ghana. Si el sur de Ghana es cristiano, en el norte predomina la religión musulmana y el ambiente es diferente aquí. En Larabanga nos recibió Sawela, una hermosa mujer Ghanesa que se ha convertido en la mamá de los voluntarios del norte. Por nuestra parte, pudimos organizar el presupuesto que pagaban los voluntarios para que su trabajo estuviese bien recompensado, y así que ella pudiese comprarse una nevera, ya que llevaba tiempo soñando con ella.

A estas alturas me encantaría hablar de cómo estamos moviendo las cosas por aquí.  

A partir de las posiciones que tenemos aquí en Ghana, contamos con un montón de conexiones y un poco de influencia. Lo que estamos tratando de hacer es conectar gente que pueda proporcionar ayuda directa a las comunidades o individuos, escuchando las necesidades del pueblo en lugar de traer lo que nosotros pensamos que necesitan. Trabajamos en proyectos a largo plazo, y poco a poco, iremos describiéndolos aquí, pero sobre todo esto, la ayuda de persona a persona es lo que tratamos de hacer todos los días.  

Después de un día de relax en Larabanga y una mañana de observación de elefantes en el parque nacional Mole, nos trasladamos. Tuvimos que llevar el trotro a Tamale, la capital del norte del país, donde se suponía que podríamos arreglarlo todo.

Nos tomó tres días hacer todos los trabajos que necesarios y Ebenezar consiguió que su trotro volviese incluso en mejores condiciones. A decir verdad, Ebenezar estaba realmente impresionado con este viaje, era la primera vez que viajaba al norte. Especialmente cuando vio su primer elefante. En el momento que el elefante apareció, Ebenezer se quedó completamente paralizado y su miedo no estaba dispuesto a dejarle salir del trotro. Pero después de un poco de tiempo, pareció ser el momento más mágico para él, que hizo que no parase de hablar sobre ello en los próximos días.

Tamale

 

Tamale es una encantadora ciudad de tamaño medio y los piratas tenían que descubrirla. Vistas a bares locales y deambular por los caminos arenosos por la noche, fue lo que hizo que nos reuniésemos con nuevos amigos de todos los lados. Este fue el momento del viaje cuando me di cuenta que mi cuerpo no paraba de moverse. Hubo música en todos los lugares a los que fuimos, y a pesar de que todo el mundo estaba cansado después de la intensa jornada, los latidos se apoderaron de nuestro cuerpo y estaba claro que no estábamos destinados a descansar.

En el camino de vuelta, todos agotados pero satisfechos, intentamos conseguir pasajeros para llenar los espacios vacíos del trotro, gritando por la ventana…. Acracracra….pero era de noche, y todo lo que conseguimos fue el dinero para desayunar a la mañana siguiente.

El viaje en trotro fue el punto de inflexión que hizo que nuestra relación se volviese más cercana. Trabajamos muy duro todos los días, pero cuando es el momento de jugar, también sabemos jugar duro. A nivel personal, todos hemos conectado y sentimos necesaria la presencia de cada uno. Fue una hermosa sensación descubrir que todos ardemos con el mismo fuego y juntos podemos cruzar montañas. Tal vez es una hermosa ilusión la que tenemos, soñamos a lo grande.

Ahora, cuando el tiempo ha pasado, estamos enfrentando cuanto desafío se presenta  para superarlo, con el fin de poner nuestro proyecto en marcha, pero las cosas van avanzando y el fuego no se apaga. África es un lugar muy especial que atraen a la gente con fuego en su interior, y hasta el momento, Ghana fue increíblemente amable con nosotros; echando raíces, alimentando nuestro fuego cada día y destruyendo las diferencias entre blanco y negro.

 

 

-post31

Share post:

  • /